Mis seguidores ♥

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Skyscraper.

Son casi las doce de la noche, como siempre... te quedas dormido y, como siempre... eres la mejor vista que puedo tener.
Hoy ha sido un día especial, pero no tanto como el resto de días. Una fecha no convierte a algo en especial, estar día a día juntos, con nuestros más y nuestros menos si hace esto especial.
Te lo dije hace un rato en la cama y lo repito: "¿Por qué te amo?, porque me escuchas, me entiendes, me comprendes, siempre tienes ganas de hablar conmigo, me sacas mil sonrisas, sabes sacar siempre lo mejor de mi, haces que seamos un equipo y podamos siempre con todo.
Encontrar a alguien así es difícil, muy difícil... cuando lo haces, sabes que pisarías fuego si hiciese falta por esa persona, y yo... haría todo por ti.
Desde que esto empezó lo tuve claro, haría todo por verte feliz y es lo que quiero, esperar todo el día tus llamadas para hablar contigo de cualquier chorrada, que al vernos me abraces y me mimes, que vivamos nuestra historia tal como queremos, y... por ahora no nos va nada mal.

Eres la mejor persona que podría tener a mi lado y me faltarían vidas para escribir todo lo que querría sobre ti.

                                                       ***
La inspiración me suele venir en los momentos más inesperados, puede ser mientras miro por la ventana sin fijarme en nada o mientras te veo durmiendo con una cara de placer y felicidad que me llena de ternura. Hay días que se convierten en especiales, que vas a recordar siempre.
No sabes lo mucho que me encantaron estos días a tu lado, lo bien que me tratas y ver cómo día a día siento que eres lo mejor que me ha pasado y no lo cambiaría por nada del mundo.

Besarme la mano, mirarme a los ojos y decirme que me quieres, cuidarme, preocuparte por mi, hacerme feliz... me das mucho, me das cosas que pensé que nadie me daría y tengo a tu lado.

Despertarte con una caricia, recorrer con mis dedos tu cara parándome en cada lunar que veo, mirarte llena de ilusión, dejarme abrazar por ti cuando tengo miedo, besarte como si el mundo fuese a acabarse mañana... son cosas que quiero hacer contigo, que sólo puedo hacer contigo.

Soy una personita pequeña y algo que no sabes, es que tú me vuelves grande, eso es algo que pocas personas tienen.


Lo digo siempre pero hoy necesitaba decírtelo de una forma más especial: Te quiero.


sábado, 30 de agosto de 2014

My everything.

Se cuela el sol por la ventana, me aporta una luz que había perdido el día anterior, necesitaba escribir pero me encontraba sin fuerzas, lo veía todo en un bonito y melancólico blanco y negro, ¿Dónde estaban esos colores?, ¿Dónde estaban esos pajarillos volando?, ¿Dónde estaba yo?.
Hace tiempo me dijeron que mis fotos en blanco y negro nunca son sólo colores o efectos al azar, que detrás de cada imagen hay una historia, y en mis imágenes había mucho que contar, mezclas intensas de momentos pasados, de lugares, de sentimientos, de emociones... y al fin y al cabo, somos eso: personas que piensan, que sienten, que lloran o ríen, que recuerdan y olvidan. 
Creo que siento todo con mucha intensidad, que he nacido para escribir sobre dramas, desamor, tristeza, lugares lúgubres, escaleras sin fin, calles en blanco y negro, personas que viven su vida con la mayor intensidad posible, personas que sueñan y viven sin percatarse del resto del mundo que les rodea.

***

Estaba leyendo una entrada de diciembre, y recordando todos los primeros momentos, recordando mis nervios el día 13, recordando que nos pasábamos el día hablando sin cansarnos, recordando cómo me abría para ti y te mostraba mi yo, recordando cómo empezó esto.
Siempre te he dicho que no te haría daño, que tu felicidad era lo más importante para mi, y creo que te lo he ido demostrando... puedo tener el día más malo del mundo, pero en cuanto sonríes todo cambia, cómo un faro que guía a un barco perdido, tu sonrisa me guía a mi.
Puede que escriba muy poco en Hallwrites, pero... tengo una costumbre: A cada fotografía que hago le añado un texto... de nosotros, de un momento que recuerde, de un lugar, de cómo me siento, me gusta escribir sobre esto.
Haces que siempre me sienta feliz, que me pase el día con una sonrisa en la cara, y... eso no lo había conseguido nadie.
Cada vez que te miro, mis ojos brillan; cada vez que me tocas, mi alma se remueve; cada vez que me coges de la mano, mi felicidad se incrementa; cada vez que me abrazas, siento estar muy unida a ti.

Te preocupas por mi, siempre me cuidas, me escuchas aunque no tenga nada que decir, siempre tienes ganas de hacer mil cosas conmigo, y... tener a una persona así no se puede pagar con nada.
Lo he dicho mil veces, pero me parecen pocas: Eres lo mejor que me ha pasado, haces que brille el sol incluso cuando hay tormenta, haces que siempre tenga ganas de más.
Cada parte de mi te quiere y está enamorada de ti, cada parte de mi querría despertarse todas las mañanas a tu lado, cada parte de mi te quiere incondicionalmente y siempre lo hará, siempre.



Quiero que cada 13 de mi vida sea tuyo, que cada 13 forme parte de nuestra vida...



domingo, 15 de junio de 2014

Tuya... siempre.

Mi corazón ha sufrido una verdadera tormenta de sentimientos en estas últimas semanas.
Llega un punto en que se te nubla la vista, ves a tu tembloroso cuerpo preguntándose qué pasa y llegan las dudas, ¿Estoy haciendo lo correcto?.

Mi vida era como uno de esos libros que te enganchan desde la primera página y justo cuando esperas el maravilloso desenlace... páginas en blanco, ya no hay nada, sólo un doloroso y frío vacío. 
Ocurrió en enero y se repitió en mayo, me planteaba si esto era lo correcto, si yo era esa persona que necesitabas, si tú eras aquel que me convenía, llegaron las dudas y mi corazón decidió durante unos minutos blindarse, llegué a pensar en cortar, en llenar de blanco las páginas de nuestra historia. 
No duró más de un minuto la idea en mi cabeza, sencillamente... la idea de perderte -Aunque fuese yo la que diese el paso- simplemente me mataba por dentro. No soportaría estar un sólo día sin ti, no ahora. 
La gente se metía en nuestra relación y juzgaba sin conocer, sé que desde fuera todo esto puede parecer confuso, pero no lo es cuando estás dentro.

Cuando te conocí, tenía un corazón que luchaba por sobrevivir y contigo no pude protegerme; no creo en las señales, pero algo me lanzó la señal de que debía confiar en ti.
Tú iluminaste un alma ennegrecida, me recordaste cómo se sonreía, me devolviste una ilusión que creía pérdida.
Puede sonar absurdo, pero momentos como esos en los que mientras vemos una peli y tu me miras mientras yo estoy concentrada, como esos en los que me matas a cosquillas, como esos en los que me miras a los ojos y me dices que soy lo mejor que te ha pasado, como esos en los que me coges de la mano o me abrazas y me haces sentir protegida... adoro esos pequeños instantes porque a pesar de ser de lo más corrientes, me dan todo lo que necesito.

Últimamente no sé que te pasa, no sé si te pasa algo y en cierto modo me siento impotente.
No vas a perderme por tratarme como cuando me conociste, estoy profundamente enamorada de ti; estoy tan enamorada de ti que a veces duele, y entonces recuerdo que ese es el precio que se debe pagar por sentir amor, por viajar en una montaña rusa que a ratos te deja hecho polvo pero cuyas subidas llenas de éxtasis te hacen olvidar el resto.

Estoy enamorada de cada parte de ti, de cada una de tus heridas.
Estoy enamorada de cada uno de tus días a mi lado.
Estoy enamorada de tu voz, de tus ojos, de tus manos y tus labios besando mi frente.
Estoy enamorada, y eso nadie lo va a cambiar. 
Me enamoré de un chico que me hacía reír a cada instante, de un chico al que no le importaba demostrarme sus sentimientos, y es que se lo que sientes... pero me gusta que me lo recuerdes. 
Quiero cumplir mi parte del trato: quiero ser tu amiga, tu novia, tu amor, la mujer de tu vida, todo. Quiero que cumplas tu parte del trato y me protejas, me escuches, me mimes, me cuides y me hagas sentir grande.
Quiero despertarme cada día con una sonrisa hasta que algún día pueda despertarme a tu lado y contemplarte.


Quiero ser tuya y que tú seas mío, siempre...

lunes, 12 de mayo de 2014

Sin límites.

Podría decirse que éramos como las torres gemelas en el 11-S: Un corazón temeroso que se dirigía sin querer hacia un edificio imponente a punto de derribarse. Podría decirse que eres hielo y fuego, que eres calma y tempestad, que eres sol y sombra, podría decirse que eres mucho y al mismo tiempo poco.
Renuncié a mucho por ti, reciclé unos cuantos principios y tuve que modelar mi forma de pensar, con lo que mi mundo cambió, aunque... ¿Quién ha renunciado a más, tú o yo?. Has dejado atrás noches de desenfreno, acrecentar tu ego dándole falsas esperanzas a chicas que mendigaban un poco de tu cariño, has dejado atrás juegos estúpidos, has dejado atrás muchas cosas por mi, por hacerme feliz.
Me abriste la llave del baúl de tus recuerdos y yo te abrí la tapa de aquel frasco donde habitaba mi inocencia, una inocencia que creo que se ha diluido para dar paso a una picardía de la que hago gala cuando te desafío sabiendo las consecuencias que habrá, cuando me muerdo el labio mientras sonrío pidiéndote que me azotes, y es que tal vez lo que me sorprenda de esto sea que yo siempre había estado buscando un príncipe azul y me aburría, tal vez lo que necesite sea un príncipe de las tinieblas, y debo decirte algo, tú te enamoraste de mi inocencia y fragilidad, yo me enamoré de tu oscuridad y de tus heridas.
No pensé que esto podría ir bien, pero cada día que pasa soy más feliz que el anterior. Me alegra saber que hemos tenido nuestros altibajos, nuestros días mejores y peores, nuestras idioteces, pero ante todo hemos dejado claro que nos queremos, y es que a veces me siento vulnerable, yo antes no daba explicaciones a nadie, antes no le consultaba nada al novio que tuviese, antes no me implicaba en las relaciones, antes no dejaba caer mi coraza, contigo simplemente soy yo, tú siempre ves lo mejor de mi, tú haces que crea cuando no quiero hacerlo, tú eres mi máximo apoyo y aquel en quién más confío.
Contigo tiro abajo todos mis muros, contigo supero todo lo que me da miedo, contigo tengo ganas de luchar y de creer.
Sólo le he dicho ''Te amo'' a dos personas en mi vida, la primera me destrozó enormemente, quizás por eso me prometí a mi misma hace cuatro años que la próxima persona a la cual le dijese esas dos palabras sería la persona que merece todo de mi, ¿Y sabes?, yo quiero dártelo, quiero darte todo de mi.
Pensé que esto sería una novela corta -y de las malas- pero me encuentro con que es lo mejor que me ha pasado hasta ahora, que tú eres lo mejor que me ha pasado. Con cada día que pasa siento que quiero más, más de ti, más de esto, más en general.
Cuando te miro, veo unos ojos que me miran con dulzura, veo una sonrisa podría iluminar una ciudad a oscuras, veo amor...
Ojalá supieras lo feliz que me haces, ojalá supieras que eres lo primero en lo que pienso al despertarme, ojalá supieras que a veces desearía que nuestros abrazos fuesen eternos, ojalá supieras que a pesar de sentirme vulnerable a veces, eres lo que más quiero, que soy tu amiga, tu novia, tu sumisa... que quiero serlo todo para ti.




Ojalá supieras que desde que te conocí no he hecho otra cosa que sonreír, hazme un favor, no te vayas...